sábado, 12 de abril de 2014

En una tierra lejana


Mi habitación luce tan sombría como mi alma. Sobre el sofá yace un ejemplar de El lobo estepario de Hesse, ya no lo quiero leer, es más, tengo miedo de terminarlo. No puedo escapar de las imágenes que se suscitan recurrentes en mi mente, más aún cuando simulo que estoy dormido... Allí estas tú, nena, desnuda, sibilina y voluptuosa, mi adorada mantis religiosa. Soy presa de tus encantos, de tu labia, de tu sexo, y como un fiel siervo me doblego ante ti... Ya no  hay tengo reparos en renunciar a mi única posesión real: mi ser.

Mis temores transfiguran con tus lágrimas cada vez que te digo que sólo soy un simple niño; quisiera sepas entender cómo daña el amor, y cómo los ángeles corrompen los sentidos. De pronto me abrazas tan fuerte y luego te desvaneces, me he quedado ciego de tanto intentar amar. Mientras tanto, tu figura se disfraza tras los oropeles de mi remilgada adoración pagana. Ya nunca más surcaré los aires, ni pintaré los rayos con mi luz, seré vendido al mejor postor, al que me quiera tan sólo un poco, ya que yo solo no puedo reponer mis alas.

Mientras perdure el dolor en mi corazón, siempre habrá algún lugar para ti en mis pensamientos, gitana del desierto. Porque tú adivinaste el sendero por el cual llegar a mí cuando me hallaba refugiado entre la arena y el viento; me dejaste sin aire, pero me diste de beber de tu manantial como si en realidad estuviera sediento. Supiste hacerme sonreír con la gracia del atardecer, con la premura del ocaso. Yo no tengo por que reprocharte nada, ¿y del dolor?, no te fijes, es tan sólo un estado de transición, una dulce metáfora de la lejanía, el retrato de un capítulo concluido y del cual no quiero sobrevivir.

Esperarás a que me convierta en un hombre, eso es seguro, mis inseguridades te abruman, pero son esas las que me hacen atractivo ante tus ojos.
No eres real, me dijiste una vez. Pareces escapado de alguna pluma, de alguna novela. No puede ser que exista alguien como tú, eres demasiado noble para mí, y yo no soy como tú crees, no tengo alas para surcar el cielo. Entonces, me pediste que hiciera algo por ti, luna plateada, hechicera: escapar a los míticos banquetes de gracia divina, a las sinfonías, a los sagrados cánticos; y escuchar en cambio los sombríos lamentos humanos, experimentar las ansias y las inseguridades, sentir el dolor; renunciar a mis alas. Y yo lo hice, gustoso. No temí el morir si de eso se trataba el tenerte entre mis brazos; no me turbó el hecho de ser un cándido soñador, el retrato de un otrora príncipe fuera de su asteroide, perdido, y sin mayor pretensión más que la satisfacción que me pueda brindar tu telúrico amor, único en mi corazón, único en tus ojos.

Pero tú, te sentiste culpable de mi pronta perdición, en aquellas noches a orillas del mar, en las que declaraba mi amor eterno a la profunda depresión que sentía cuando se cerraban tus ojos y no los míos. Y es que cuesta acostumbrarse al dominio de la carne cuando se es celeste y se vive esclavo del más puro amor; pero tú mi primera Eva, lo hacías todo tan fácil. Y no era yo el que tenía que cambiar sino tú, y lo comprendiste muy tarde; te adentraste en el mar de tus lágrimas para jamás salir de ahí, y desapareciste como en sueños.

Y ahora yo navego en una balsa, a la deriva, y esperando rescatar algún recuerdo tuyo, porque aún no te has marchado de mis noches, de mi vida. Y ahora que soy más humano todavía, susurro tu nombre al borde del acantilado, y al mirar al cielo, crispado, te veo brillar todavía, estrella, mía.





Lima, marzo de 2003

Eres como un dulce y melancólico rasgueo, siempre dañándome con suavidad

*
Sé que no eres Scarlett Johansson
Aunque quisiera salvarte
Aunque seguro lo hago
Sé que no te encuentras extraviada
Sí nena, lo sé...

(Eres como un dulce y melancólico rasgueo, 
siempre dañándome con suavidad)
.

Run, Baby, Run...

Hermanita, este post que es un poco "extraño" es para tí... Todos los Piscis somos - y me incluyo- bastante místicos. Recuerdas lo que te comenté acerca de Cobain. Pues bueno, algo de esto tiene que ver también con él. La transición de la vida a la muerte...

Toma entre tus manos tu vestido favorito y sal corriendo ya. Corre muy rápido, tan rápido que no te alcance nadie. No dejes ya que te toquen. No dejes que te toquen nunca más. Hay una gran diferencia entre tú y ellos. No dejes que se apoderen de ti. Córrete y sigue corriendo aún más. A la distancia vuélvete y escucha. Entonces muérete. Intenta morir una vez más. Haz el intento, cambia por favor. Cuando estés cansada de ser tu misma muere nuevamente y entonces renacerás. Es la única manera de no envejecer, pronto lo entenderás.

Dale cuerda a tu inseparable amigo, el caos que habita en tu mente. No puedes contenerlo. Si eres buena madre constrúyele un jardín e invítame a jugar allí. Luego tómate un gran respiro y grita. Grita muy fuerte, lo más alto que puedas. No dejes que nadie se te escape, que todos te oigan. Grítales todo lo que quieras, todo lo que puedas. Si no te quieren escuchar destroza su conciencia en el intento.


Pero, por favor: - Corre, nena, corre…

Etéreo / Noise

Siento etéreo.

Solo encuentras justificaciones a tu conducta, a tu conducta, a tu conducta… Viajes… Etéreo, etéreo… Viajes… Llegas, me bendices, piensas que soy eterno… Me intrigas, me intrigas… Siento… Siento…. Etéreo.

Solo encuentras justificaciones a tu conducta…
A tu conducta…a tu conducta…
Viajes…
Etéreo… etéreo…
Viajes…
Llegas, me bendices, piensas que soy eterno…
Me intrigas… me intrigas…
Siento…
Siento…
Etéreo.

Paz…
Te pido paz…
Paz…
Paz…
Paz…
Y pienso…
Te pienso.

Suspiro
Pienso.
Te pienso…
Siento.
Te siento.

She's going to change the world

*
La amo, siento que la amo locamente, corazón desesperado y ardiente, amor que sobrepasa mi precaria cordura ¿Qué haré con este sentimiento?...


Entiendo que más de un pensamiento es sobrenatural cuando es a Dios a quien siento. Persigo tu perfume con mi pluma y la tinta de estos sentimientos solo saben dar color a frases que intentan encontrar un sentido al misterio de tus benditos credos , que me rescatan de la oscuridad hacia esa verdad infinita que siento cada vez que te nombro o recuerdo. Incalculable valor el que me das. Incalculable sentido que te doy... Como en una nube divago en busca de encontrarte, de alcanzarte en alguna nebulosa lejana al dormir o al despertar de algún frágil encuentro...

viernes, 22 de octubre de 2010

Más de tu misterio

Nos encontramos nuevamente gitana.
Ahora reapareces en otro cuerpo, figura destellante alisando mi voz.
Siempre tan bella y cada vez más perfecta tu sonrisa,
sin perder un solo latido de esa pasión.

Estoy sorprendido por este nombre que llevas.
Tú dices que las casualidades no existen...
y yo tiemblo al escucharte.

Entonces me pregunto si todo en realidad tiene un sentido oculto,
como los dioses de las poesías, en las canciones,
cazadores a medialuz de nuestra mente.

Te miro como si ya te conociera.
Todavía reconozco tu rosada candidez.
Muñeca de marfil tornasolada con mis sueños,
eres musa que renace para mis sentidos una y otra vez.

Arrebatándome toda noción del tiempo,
eres más rápida que yo en el lejano aliento.
Nuevamente dices que las casualidades no existen...
Destruyes para siempre el disfraz de bufón de mis cuentos.

Sin extrañarte de mi melancolía la entiendes,
y yo que sólo puedo creer en ti.
Dime mujer qué es lo que conoces tú de mí.

jueves, 14 de octubre de 2010

Medialuz

Se que nuestro amor dista mucho de ser perfecto
Que en cada latido subyace un retrato del ayer
Estamos juntos y eso es lo que vale, lo sabes
Pues ya no importa mucho por ahora esperar el amanecer
Fuimos sonatas nocturnas y doradas a fuego por el nido
Y es ahora cuando empezamos al fin a renacer
Media luz, nos queremos cada día más y eso es lo que importa.
*
Figuraré ser el manto de tu luna plateada, la estelada noche
para al fin llegada la mañana zambullirme en el espacio de tu FE
Me regalarás el viaje infinito de tu sonrisa voladora, vida mía
Y grabado por siempre en cada uno de mis latidos vivirá el aroma de tu ser...

*

martes, 2 de febrero de 2010

sábado, 16 de enero de 2010

Oh honey it's ok!

*
Nada fue lo que pensábamos
y ahora que el camino aclaró
veo las nubes sobre mí
y este boleto de ida no garantiza retorno
Es mejor así...
Es mejor así...Lo sé!
Es que esa ruleta nos cantó la suerte
pero esa noche no era la mía...
Yo solo te acompañé
porque no quise dejarte sola
y eso es verdad
porque sé qué se siente
porque conozco ese lugar

Y ahora qué será...
*

jueves, 31 de diciembre de 2009

Cartesiano


Por cierto, esta por concluir la segunda hora del 31 de diciembre de 2009, es el último día de esta década y, aunque me siento como la canción "High and Dry" de Radiohead, existe ese espectro de felicidad, de libertad, que da el renovar calendario y echarle tierra a todo lo pasado y empezar a soñar -por fin- un mismo sueño...

Perdóname nunca fue la idea perderte, se que a veces estoy de más, son tantos años ya así… A veces siento que es una pose -sí seguro es así-, estoy empezando a comprender la dimensión de esto, la aparente lógica… Espero que todo sea para bien.

- Me caí sabes, fue muy duro el golpe para mí, antes las cosas parecían no tener sentido -algo así como ahora- , la vida se tornaba obscura. Pensé que no lo iba a soportar.

- A veces me siento absolutamente perdido, casi al borde de la taquicardia, me falta el aire y ya no puedo, e incluso no quiero respirar, seguro entiendes eso ... Aunque pienso que tal vez el señalar esto no tiene nada de bello, es mejor decírtelo de frente y sin rodeos, porque lo cierto es que la lógica no tiene, ni debe tener, predominio en las cosas del corazón.
.
Antes, sin mucho que esperar, parecía ser todo más fácil, amaba algún personaje de Hesse, escuchaba mucho Sonic Youth, disfrutaba el embriagarme con alcohol y el usar los cabellos largos y enmelenados, en una actitud cómodamente infernal e imberbe, como en una ficción. En realidad era que vivía la vida de un artista sin serlo, la vida de un bohemio intelectual. Y es que aquí en Lima existe una gran tradición, desde siempre la bohemia fue el alma de la ciudad, su espíritu. Y es que también crecí en el centro de Lima, en medio de jaranas y peñas, entre iglesias, guitarras y cajón.

- Vivías un idilio.
- Era un soñador. Un Quijote.
- ¿Aún lo eres?
- A mucha honra, jajaja… No lo sé… ¿Duele sabes?
- Sí, son como cuchillos.

Pero lo cierto es que esto lo noto más ahora, porque antes era tan alienado que vivía en otro mundo, mi mundo, y no me importaba nada más que yo. Era tan alucinado que vivía prendado de los Rockstar y pretendía ser uno de ellos, tanto así que de niño fui fan del pedante de Axl Rose (antes me daba verguenza admitirlo) y de adolescente amaba a los conflictuados Eddie Vedder y Kurt Cobain… Los dos últimos aún siguen teniendo un espacio entrañable en mi vida, al igual que los Beatles.
.
Creo que desde siempre me fascinan aquellos personajes signados con el don de la honestidad brutal y el sentimiento lacerante, como Van Gogh, ese tipo de artistas que convierten sus miserias en belleza, intensos y existenciales... Y eso me sirve, pienso a veces, para justificar mi conducta, y que tocó ser así porque era lo lógico, porque crecí en medio del Grunge de los noventas y su cultura existencial, posmoderna y decadente, que fue también una moda y que para mí terminó siendo como la camiseta de un equipo al que se vitorea con pasión, en medio de conciertos y pogos desenfrenados, una parte de mi vida, una parte de mi cultura. El punk rock y la calle, la contracultura y la libertad de ser uno mismo.
.
Pero también, lo reconozco, eso me jode, porque me siento parte de la industria, y entonces no me siento tan especial, ni auténtico en esos momentos, ironías del destino. Pero ahora, que ya ha pasado algún tiempo y puedo reconocer todo lo bueno y malo que hay en mi, estoy tranquilo porque las cosas cambian, y siempre saben mejor.
.
-Eres el típico cartesiano, que no está aquí, pero que tampoco está allá- me dijo alguna vez, mi encantadora psicóloga en uno de mis viajes a Chiclayo. Ahora, que recuerdo ese momento, me viene a la memoria, irónica pero oportunamente, una canción del gran Manu Chao, "Desaparecido".



domingo, 6 de diciembre de 2009

Blue beat 2003

Perla de fuego...
.
Hoy vi volar un sueño azul cuando te descubrí. Estabas tú engastada en un verso eterno, resplandeciendo como la argentina reina del firmamento, y rodeada a lo lejos por una corte estelar, que suspirante te entregaba su canto y su credo...

(Eras tú, yo lo sé)
+

lunes, 9 de noviembre de 2009

Tejido social

Y todas las derrotas del mundo valen la pena por la gran victoria... Pero cuál, pero cuál... Dime tú para yo saber... ¿Hermano, qué nos espera al final del camino?... ¿Y si solo cruzo el río?, ¿y si tan solo desaparezco?...

Dime por favor, dímelo ...

domingo, 8 de noviembre de 2009

Beats

- Aún sigue latiendo, está vivo-, fue lo primero que oí decir al doctor. Parecía que todavía no estaba listo para dejar de lado toda esta historia.

(Es que si es por ella que aún sigo vivo, es que si es por ella que aún sueño y respiro)

jueves, 10 de septiembre de 2009

Nubes


Me desperté con una mezcla de felicidad e incertidumbre, y es que después de todo a mi también me da mucho miedo amarte. Pensé que había empezado a olvidar todo, pero no, no es así... Lucho por que me vaya bien, lo hago a cada momento, nena, no te imaginas cuánto me esfuerzo. Quisiera a veces olvidarme de todo y quedarme callado, y no decir nada que socave -aún más- mi magullado orgullo, pero de qué me sirve ésto cuando son mis sentimientos más profundos los que están en juego y tienen que ver directamente contigo. No quiero seguir pareciendo un ingenuo, pero tampoco quiero dejar de lado la FE en estos benditos credos, sino dejaría de existir en el acto, porque sabes, yo también vivo de la fantasía...
.
Dame paz por favor, reza por mí... Quiero volver a volar otra vez, quiero volver a soñar de nuevo... Nena, por favor, no me bajes de esta nube nunca más , y una vez que esté en pleno vuelo nunca dudes de lo mucho que te quise, te quiero y siempre te querré...

miércoles, 26 de agosto de 2009

Que este espacio deje de flotar...


Y de pronto pensé que volaba, pero no, no era así...

-Khaifee, tranquilo, no es para tanto.

-Tú no lo entiendes... Tengo miedo. Aún no logro mantenerlo a flote.

- Tranquilo... Tranquilo

- Ok. Tendré paciencia. Esperaré.

- Respira.... Respira. Hazlo, por favor ...
Oh por Dios, qué susto me diste...
Quisera poder hacer algo...

- Y lo haces... Nadie tiene la culpa. Ya se me va a pasar

- Gracias Dios mío. No me vuelvas a hacer esto, por favor.

- Lo siento...

(Metamorfosis mata a Morfeo.
Que el cambio sueñe que estás soñando.
Que este espacio deje de flotar,
y que estos cielos se caigan ya)


+++*+++

sábado, 8 de agosto de 2009

La entrega

*

Bueno, recuerdo que era un día de invierno, hace ya unos años atrás, cuando caí dormido presa de una fascinante historia. Me perdí de pronto, es algo que aún sigo sin comprender o quizá no lo quiero....

Sentía que la conocía desde siempre, algo así como de otra vida... Entre mis manos y en mi espíritu solo yacía -por ese entonces- literatura clásica... Había sido Hamlet, Dorian Gray, Sidhartta, el pequeño Julius, Dante, un personaje borgiano, quizas el mismo Borges, y Le Petit Prince, pero también había sido un célebre suicida, muy visceral y obscuro. Era una ficción, no era yo...

Entonces pensé que podía volar, despegar entre otros... Entonces dormí y, como les comenté, caí presa de esta ilusión.

La entrega







miércoles, 5 de agosto de 2009

Hay un vacío que no puedo llenar solo con ilusiones


Estaba soñando contigo otra vez
Me colgué de esa nube para no sentirme solo en tu ausencia
Ahora este corazón en pedazos rompe toda esta inmensidad estelada
Y sólo relámpagos truenan bajo la tormenta

Aún no me he calmado
Ya no puedo cantarte más canciones
Hay un vacío que no puedo llenar con sólo ilusiones…


*



jueves, 30 de julio de 2009

Lunes por la madrugada

- Es como sentir paz y a la vez melancolía. Hay momentos que quisieras para siempre, mejores, perfectos...


- Y fue la primera vez que sentí que gane algo con mi esfuerzo y también con algo de suerte, y no estaba ella, estaban todos menos ella; no quería saber nada de mí.



- Y también eran doce horas, doce horas las que me separaban de ella, doce horas de llegar a su casa con maletas en mano, haciendo el papel de estúpido y decirle que dejaría absolutamente todo por un sueño, pero no, vivía completamente fuera de mi, presa de la frustración y todos lo notaban... Era como un viejo lobo estepario dentro del disfraz de un imberbe veinteañero, a menudo inconforme, y por eso hablador.



Y también fueron doce horas de política, entendiendo mi hogar, intentando escuchar, ver y oir más allá de mi... Entiendo que fue maravilloso, no lo vi venir, o tal vez si... Solo lo deje fluir, solo lo dejé reposar en mi, como reposan las musas cuando son de tu agrado. Entonces también era feliz. Sí, era feliz.




domingo, 26 de julio de 2009

Heavier than heaven

¿Enojado yo?
¿Existen acaso razones?

( You make me feel so happy )

jueves, 16 de julio de 2009

¿Smiling?

*
Falso. Falsa.
Caímos de cabeza en una isla
No amanecía aún
¿Callar? ...

No quieres también que deje de respirar
Lo olvidaba
¿Tengo que sonreír no?
Sí, sonreír...
¿Cómo puedes vivir así?

Ahora no me gusta tu religión
Quisiera no querer en este momento

pero no soy como tú
y la noche otra vez ...
otra vez ...
Acaso no sabes lo que pasa luego de esto
No es crecer por crecer
es alcanzarse muy en el fondo
Encontrarse
Encontrarse
No engañarse

jueves, 9 de julio de 2009

¿Quién me va a llevar a casa esta noche?


- ¿Acaso es este otro escape más?. Quién lo sabe... Lo único que me doy cuenta -ahora- es que no puedes sanarme. Es muy triste pero es cierto. Padezco de déficit de amor y tú bien lo sabes ... Hoy permití que me exploraran a fondo, lo hicieron de una forma muy dulce, así que no puedo quejarme, esa es la manera y lamento que tú nunca hayas podido encontrar la forma...

- Oh Dios, no entiendo qué es lo que me pasa. Estoy temblando porque entiendo que estoy muy solo en esto.
(*)

domingo, 21 de junio de 2009

Puedo sentir tu vital pulsación en la entrega


Recuerdo en los 80's, en uno de esos tantos días fríos de invierno, llegando de la escuela primaria apurado para disfrutar de mis dibujos favoritos; aquellos que me enseñaste a apreciar porque también eran los tuyos. Ingresar casi corriendo a la sala y ver que junto a tí, ya instalado frente a la tele, me esperaba una taza de chocolate caliente y tostadas, verte sonreir y recononocerme en ti, en mi amigo, en mi padre ... Eramos solo dos niños que vivían fascinados con Tom y Jerry, y esa disparatada relación que tanto los unía.
(*)
Bendito corazón de padre,
haces que me sienta uno con el mundo,
siento tanto el calor de tu espíritu,
que hasta incluso podría caminar desnudo bajo el inmisericorde frío.
.

domingo, 7 de junio de 2009

Lovemyself

Yo, solo yo, aunque pretenda ocultarme de todos y de todo,
siempre seré yo y así seguiré siempre...
No quiero ser nadie más que yo...
*
Nueva luna, llena de expectativas mi persona.
Los mismos sueños no son como los quiero
Por qué preocuparme, ¿lo intenté acaso?
Mi alma, ¿es eso?... No puede depender de mí.
Tú lo sabes, sí que lo sabes
Estalla la naturaleza,
otra vez la suerte
la lúdica la fantasía
Lo absoluto y yo,
siempre yo,
solo yo.

viernes, 22 de mayo de 2009

Baby, please don't go ...

*

*
Sólo le había dicho que me habían llamado para una entrevista de trabajo, y no que había aceptado un contrato para trabajar en un conocido medio de comunicación. Quería escuchar por última vez su dulce voz, ahora que mi partida era inevitable, ahora que tal vez no la volvería a ver nunca más.

Esa noche la busqué tan desesperado como siempre, estaba muy enamorado y se me hacía increíblemente largo cada tiempo sin verla. Ahora no tengo auto y se me hace muy difícil movilizarme, pero eso no me importó, así que me cruce media ciudad solo para verla y le di el encuentro en la casa de su tía en Surco, nunca había hecho eso por nadie antes y ahora por ella lo hacía todo el tiempo. Ese día algo se había quebrado dentro de mí. Por un lado sentía que la amaba, ya me había enamorado de ella desde mucho antes y sólo pensaba en hacerla feliz, pero por otro sentía que debía alejarme de ella pronto, ya que en más de una ocasión le dije que me encontraba desesperado y herido por esta pasión que ella no parecía entender. Entonces, a pesar que mi alma se tornaba obscura, era muy fácil calmarme, solo tenía que abrazarme como ella sabía hacerlo y decirme que todo iba estar bien. Yo sentía que se lo hacía todo muy fácil, sentía que debía ser así para ella, me gustaba tanto esa sonrisa suya y ese brillo en sus tiernos ojos eran más que conmovedores, tanto que no me importaba abdicar mi orgullo a fin de estar un momento más dentro de su mundo. Oh pensaba: - Si ella supiera cuánto la amo, tal vez me creería más loco de lo que piensa que estoy por ella. Como dije, lo hice todo tan fácil, solo tenía que llegar y abrazarme muy fuerte y decirme:

- No te preocupes estoy aquí, no soy un sueño. De verdad te amo, no lo dudes… No tendría por qué explicártelo.

Me sentía como extraviado y culpable a la vez, mis emociones me habían jugado una mala pasada, días antes tuve un arranque de celos vía telefónica, al contactarla luego de un viaje que ella hizo, me contestó desde un campamento en el cual habían chicos y yo caí presa de mis inseguridades y de mi inexperiencia en ese tipo de situaciones. Así que ella se ofendió y desde allí nuestra relación fue cuesta abajo.
Si ella supiera cuánto los siento, tal vez todo sería diferente, pensaba. Pero eso tal vez sería imposible ahora que ya ha pasado algún tiempo.

El día que llegué a su encuentro, estoy seguro el cielo sabía de toda esta tristeza que me embargaba, porque de pronto empezó a llover en medio del verano como nunca lo había hecho, ensuciando mis zapatillas blancas favoritas. Hace mucho que no me sentía así, afiebrado por explicar lo inexplicable, por descifrar estas emociones y hacerlas entendibles con palabras cuando lo más fácil era decirle que la quería con toda mi alma. Ahora mi frágil corazón estaba por los suelos sintiendo estas gotas de lluvia y vibrando con cada una de ellas, esperando que ella lo tome con sus manos y lo devuelva con un tierno beso dentro de mí ser.

La extraño, la extraño tanto que nadie se imaginaría lo mucho que me cuesta estar sin ella este momento. No quisiera que los días sigan pasando sin decirle por última vez que la quiero para todo lo bueno que permite en mí este bendito sentimiento. Que por favor me perdone de una vez por todas y me de otra oportunidad para poder brillar juntos, que quiero que ella ilumine mi camino con su gracia y sus enormes sentimientos, y decirle una vez más que no conozco a nadie como ella. Que la amo.


jueves, 14 de mayo de 2009

Nada se pierde, todo se transforma...

"Supe que de algún lejano rincón de otra galaxia, el amor que me darías, transformado volvería, un día a darte las gracias... " (Jorge Drexler).

domingo, 26 de abril de 2009

Mai Bale Valentina

*
Oh Mai Bale Valentina, siempre viviré en tu eterna sonrisa de niña...
Oh mi adorada Valentina, parece que todo este amor nos cambió.


Oh Mai Bale Valentina, quisiera que el mundo fuera perfecto para tí algún día...
Oh mi adorada Valentina, aún siento que te debo mucho amor.


Oh Mai Bale Valentina, quisera llegar a ser el hombre de tu vida...
Oh mi adorada Valentina, sueño tanto con llegar a ser tu sol.


Oh Mai Bale Valentina, dame de beber de tu dulce encuentro en fantasía...
Oh Mai Bale Valentina, enséñame a transitar por el universo de tu amor.


(*)

miércoles, 15 de abril de 2009

Ser solo uno

*
Hola ...

Son muchas cosas las que me gustaría hacer contigo:

1.- Dibujar una sonrisa inmensa en tu rostro, porque eso me haría profundamente feliz... :)
2.- Tomar mi guitarra y cantarte algunas canciones que me recuerden a ti.
3.- Intentar preparar un pye de limón con mis manos y por supuesto con ayuda de un recetario... =D
4.- Obvio también intentar cocinar algo delicioso para ti, una lasagna tal vez, para recordar buenos momentos.
5.- Pondría algo de música que nos guste, para bailar pegaditos y reírnos al ver cómo chocamos rodillas, jajaja...
6.- Saldríamos un momento a caminar a la playa para ver el sunset y tomados de la mano soñar...
7.- Te leería con esta cara de bobo algunos versos que escribí solo para ti...
8.- Aprovecharía ese bello instante para tomarnos fotos antes de la puesta de sol.
9.- Luego de eso me gustaría descansar un momento sobre tu regazo escuchando tu dulce voz.
10.- Antes de que anochezca y se acabe ese maravilloso día te pediría que detuvieras el tiempo, porque 24 horas son muy poco para demostrarte lo mucho que te quiero...

(Entonces el sunset nunca acabaría y la luna cómplice se escondería)

Luego con una eterna sonrisa tal vez lloraría de alegría y dejaría de pensar para
ser solo uno...

domingo, 12 de abril de 2009

Divinidad y Misterio


Divinidad y Misterio.
Fuego y razón.
FE absoluta.
Camino de PAZ.
Humildad y Sabiduría.
Entrega total.


domingo, 5 de abril de 2009

Frágil

Estamos aún esperando que nos des una explicación.
No queremos excusas, ok?
Tú sabes bien que lograste lo que querías...
¿Por qué vivir entonces presa del desencanto?
¿Por qué pensar en escapar y huir incluso de ti mismo?
.
En el templo te esperaremos....
Al calor de los sentimientos eternos.
Frágiles...
Extasiados...
Porque todos sabemos que no te has marchado.





jueves, 26 de marzo de 2009

Paciencia (Si mis palabras dicen poco)

Las palabras que se dicen siempre deben ser más importantes que los silencios que se rompen…

No somos un vaso, o un continente que hay que llenar; somos una llama que hay que encender…

lunes, 2 de marzo de 2009

Santa FE

*
Te tengo fe sabes, sí que la tengo. Desde hace poco he empezado a descubrir que no es para tanto esto de la tristeza, que todo pasa y hay que ser pacientes. Uno puede ver la luz si lo quiere, y las sorpresas siempre están a la vuelta de la esquina. Paso a paso llegaré a mi objetivo. Sublimaré cada momento y escribiré muchas canciones para que nunca escape nada de mi recuerdo. Siempre supe que sería así ahora lo entiendo, aún más después de escuchar al sacerdote sentenciar ese día en el templo:
*
- Ténganle fe a su amor... El amor lo cura todo, el amor lo espera todo, el amor todo lo da. Ahora sé que este bendito sentimiento me va a salvar...



domingo, 22 de febrero de 2009

Sobre el corazón de mi piscis favorito

Esa noche -con ayuda divina- rescatamos de las tinieblas el corazón de mi piscis favorito.
*
"Ya dejé atrás la hoja en blanco...
¿Podemos empezar con el libro?"

Pinta con tus colores este universo ahora en blanco y negro. No me importa si tardas o si lo haces de a poquitos...

*

jueves, 19 de febrero de 2009

Sé que si me voy no vuelvo más...


Repasaba una y otra vez nuestras fotografías, creía que las había destruido todas pero seguían aquí en mi mente. Pero lo cierto es que ya no la amaba como cuando adolescentes y tampoco creo ser el mismo soñador e iluso de siempre.

Hizo un sacrificado paréntesis en su complicada agenda para viajar -y sólo para verme- desde Nueva York a Lima. Estaba muy emocionada porque no sabía muchas cosas del lugar de donde provenían muchas de sus raíces y cultura, era una gran incógnita para ella el saber qué le iban a contar de aquello, ahora que era alguien famosa. Se preguntaba cuánto había influenciado parte de su personalidad en mí, y viceversa, y ahora este era el momento de saberlo. Estaba tan emocionada -como yo- al saber que iba a reencontrase con viejos afectos, y aunque siempre fue muy hábil para controlar sus emociones, ahora no le importaba en absoluto que estas la desbordaran. Ahora que ella sabía que era más real que nunca yo sabría cuán importante había sido para mí durante todo este tiempo.

Llegó convertida en una mujer impresionante y preciosa, llena de vida interior. El brillo de sus ojos seguía siendo el mismo como el de aquella noche en la que nos besamos por primera vez. Yo estaba aún pegado a mis libros y a las únicas maneras que tenía de iluminar mi pequeño mundo, la fe y la fantasía. No había aún dejado el hábito de fumar, recuerdo haberle dicho más de una vez que dejé el cigarrillo, pero nunca me creyó. Ahora que la veo convertida en una artista importante, me doy cuenta que la suntuosidad y el glamour siempre fue una parte esencial en su vida. Recuerdo muy bien una tarde de verano, en el parque de la recoleta, comiendo raspadillas luego de montar bicicleta, cuando yo jugaba a hacerme el importante, decirle:

- Te das cuenta, si te pones a pensar, que el cigarrillo es una especie de disfraz que te permite asumir una actitud distinta, y puedes jugar a ser otra persona. Ella me miró asombrada, y me dijo:

-
Por supuesto que lo había notado Blue. Por eso fumas porque también quieres hacerte el interesante.

- Blue, por qué me llamas Blue.

- Blue, tú sabes, eres Blue. Siempre andas en jeans y con esa clásica gorra azul de los yankees que seguro le copias a Johnny Depp…

- Y eso que tiene que ver, monga, ¿hay mucha gente que camina en jeans y gorra no?

- Bueno, ese look a ti te sienta más y si te soy sincera siempre me gustó, por eso ando contigo, porque pareces igual a los demás pero eres distinto…

- ¿Eso es un cumplido?,
le dije sorprendido.

- Jajaja, tal vez, ¿depende no? , el inteligente eres tú, dices… Además, no deberías complicarte con esas cosas. Pero vamos, mis padres dicen que el azul es un color místico y ¿es el color del cielo no? Por eso eres Blue, porque para mí eres una mezcla de todo eso, ¿me entiendes?


- ¿Osea que puedo ser a la vez casual y eterno? ¿Es así?, le dije sonriendo.

- Jajaja, ya cállate mongo, por un momento deja de ser presumido…

Ya casi no recordaba mi anterior papel, cómo tenía que lucir o cómo debía pensar, creo que lo hice en un plano inconsciente y por algo mejor. Creo que siempre será igual conmigo, siempre será el cambio una de mis cartas favoritas. Aunque si recuerdo haber sentido mucho su partida, ya nada volvió a ser igual sin ella, mi mejor amiga...


sábado, 14 de febrero de 2009

I want you to want me...

"Quisiera que me quieras...
Necesito que me necesites...
Amaría que me amaras...
Te estoy pidiendo que me lo pidas..."
(I want you to want me / Cheap trick)
.

jueves, 12 de febrero de 2009

Cada vez que toco un poco fondo...

Tal vez Calamaro sea un dulce suicida... Pero lo cierto es que me gustaría con todas las fuerzas de mi alma, y más aún, que sea feliz...

.

sábado, 7 de febrero de 2009

I'm sorry


Necesito habitar dentro de tu espacio. Este sinsabor que siento por haber desconfiado de tu ángel solo confirman tus palabras dichas medias en broma: - Eres un hombre de poca fe... Es una ironía, el creer sentir a Dios, pero el tambien sentir cómo me asfixia la duda al ver mi reflejo sobre el espejo, la fragilidad del alma no es solo una característica tuya mujer... Yo te quiero, y ya a estas alturas son muchas las veces que te lo he repetido. Siento que quiero protegerte de todo, y a veces me olvido de que el que está un poco a la deriva y acongojado soy yo. Te necesito ahora, porque cuando estoy a tu lado siento que puedo cantar y bailar como un niño de nuevo ¿Ves cómo me puedes hacer vivir una fantasía? ¿Ves cómo junto a ti no le tengo miedo a nada? Son tus alas y tu calma, las que me permiten nuevamente volar y soñar… No quiero estar ni un instante más alejado de ti...

jueves, 29 de enero de 2009

Gitanos


Recordaré por siempre esa noche de verano en Miraflores, cuando me tocaste sin hacerlo, cuando me llenaste de calma. Quería arruinarlo sabes, pero tú no me dejaste.

Ayer fue un día muy especial para mí. Era la primera vez después de mucho tiempo que abandonaba mi celda. El juez supremo me había dado la oportunidad de volverme a reencontrar con los afectos. Esos que tanto marcaron mi consciencia. No sabía qué esperar de mis ansias, porque éstas empezaban a abandonarme finalmente, empezaba a sentirme tranquilo y seguro de mí mismo. Finalmente empezaba a confesar a todos mis miedos, sin temor a la vergüenza ni al qué pudieran pensar de mí. Ahora estaba muy consciente de las señales, sabía que había otra voz mayor que hablaba a través de las situaciones y los colores, debía yo entablar un diálogo con ella, escucharla y hacerme escuchar. Ella sabría qué decir e indicarme el camino a seguir siempre, la voz me señalaría siempre el momento oportuno para cuándo actuar o no.

Mi vida hasta al momento había sido un completo caos, viviendo recluido en una insufrible prisión, tenía miedo de escapar de ella del todo por el miedo a las maldiciones de los brujos y gitanos que hasta el momento habían alimentado mi vida. Podía haber acabado con ellos, pero entonces –ahora sí- me hubiera convertido en uno más de la célula. En el fondo los respetaba y no renegaba de todo lo aprendido junto a ellos, podía reconocerme en su poder y en la riqueza de sus juegos, en la voluptuosidad de sus emociones y en la ensoñación de sus disfraces. Todo eso era muy real para mí, la prisión no existía ante mis ojos porque podía volar hacía cualquier lugar. Podía crear todo lo que me viniera en gana, podía darme incluso el lujo de perder para volver a nacer. Esa era el principal don que me habían brindado.

Pero ahora necesitaba distancia, mucha distancia, toda la distancia que me permitiera alejarme de ellos y este vendaval de emociones. Quería sumergirme en lo más profundo del mar y respirar la frescura del silencio e inundarme de una insondable paz universal. Quería tener la posibilidad de ser cuando quisiera uno solo y no una persona dispar. No quería jugar al prestidigitador que engalana la noche con la magia de una estrella que aparece cuando golpea con la luz de su credo su sombrero. Solo quería que mis secretos los supiera una sola persona, por eso es que ya no quería más formar parte de su inefable circo.

Ayer fue un día muy especial para mí. No puedo creer que te haya confesado todo esto mientras, hecho un tonto, jugaba a sonarte una y otra vez la nariz y nos comíamos esa lasaña que con mucha dificultad logre digerir. No puedo creer que hayas estado dispuesta –aún sin conocerme- a caminar conmigo por la playa. Me parece maravilloso el saber que se me hace tan fácil el contarte cada uno de mis secretos y que tú me comprendas de una forma tan cabal…

viernes, 16 de enero de 2009

¿Te voy a extrañar siempre?


Aún siento que sigo un poco confundido. Es una sensación un tanto vaga ésta la de tratar de olvidarte; la de intentar continuar sin ti. No sé si exista otro camino, tal vez sí, pero lo cierto es que siento que no debería quedarme aquí parado esperándote y soñando contigo una vez más, eso no sería justo; y aunque me gusten mucho las fantasías desde siempre me temo que eso -en este caso- no es el camino. Necesito urgente aferrarme a la realidad y ver con otros ojos la vida.

¿Te voy a extrañar siempre? Tal vez sea así, no lo dudes; y espero que esto te haga sentir bien. Tú me convertiste de a pocos en algo mejor, en algo más sencillo y dócil. Me transforme en algo menos egoísta durante todo el tiempo que estuve a tu lado. Dejé de pensar en mí, y no era otra cándida idea, sino era un poquito de la luz de tu corazón que llegaba a mí. Sentía que podía tocar el cielo ilusionado y rápidamente corría a esa dirección con la fuerza de tu bendito ángel. Fue maravillosa esa experiencia que me puso cara a cara con una verdad que llevaba el misterioso color y el intenso aroma de un sentimiento eterno. Nunca me imaginé -ni por un instante- en otra situación que no fuera estar dentro del reino de tus encantos, porque sentía en lo más profundo de mi ser que había encontrado a quien servir finalmente, a quién dedicarle mi vida.


domingo, 11 de enero de 2009

Estar entre tus cosas



Quiero estar entre tus cosas
Quiero ser una parte de ti
Quiero abrir los cuadernos tuyos y encontrarme siempre allí

Quiero poder acompañarte siempre
Quiero ser una parte de ti.
Quiero ser un sueño tuyo para nunca tener que partir.

Quiero que me quieras siempre
Como yo te quiero desde que te reconocí
Quiero ser una luz en el firmamento que nunca se apague para ti.

Quiero estar entre tus cosas.
Quiero ser una parte de ti.
Quiero estar entre tus cosas
Quiero crecer junto a ti.
*
(K) Agosto de 2004

miércoles, 31 de diciembre de 2008

No quiero soñar mil veces las mismas cosas...

*
Hay tanto qué decir y qué hacer. Tantos miedos por transfigurar. Dejemos de lado todas nuestras inseguridades y empecemos a reconocernos en cada latido, en cada gesto, en cada canción...

Aeropuerto


Esta resaca me está cansando. Aunque siento que es muy necesaria, a veces también me hace daño. Lo cierto es que es muy curiosa, extraña y un tanto divertida si lo quiero así. A veces ya no quiero estar así, quisiera encontrar la forma de alcanzar mi nirvana personal. Estoy seguro que lo lograré. Es más, ya está decidido.

Hay una inconformidad en mí increíblemente añeja, parece que llevara sobre mis hombros algo así como el pecado original, no me agrada eso, tampoco quiero sentirme tan importante. Es por eso que a menudo no me gusta tomarme el mundo muy en serio. Y sí, puede sonar a muy loser y a muy posero, o alguien puede burlarse y con razón decirme figurita repetida, pero en cierta forma me siento bendecido por eso. No me interesa ser como los demás. Existe tanta gente falsa, que vive engañada. Yo no quiero parecerme a ellos. Definitivamente no.

-
Por eso calma, si mantienes la boca cerrada vas a estar bien, me digo. ¿Podría extrañar algo que nunca fui?- hablo de la simplicidad-, no lo creo. Pero podría colocarla en mi agenda como una meta existencial, jajaja. Claro, si ese fuera el caso. Lo cierto es que adoro este conflicto interno, pasajero, porque me da la oportunidad de conocerme más. No es fácil enfrentarse con los fantasmas que uno ha desarrollado desde la niñez. Creo que hay que tener cojones para eso, porque es difícil salir ileso de esa travesía. Por eso necesito a menudo olvidarme de quién soy y confundirme entre la gente, necesito el misterio de ese no se qué que tiene el artificio del escape. También sé que son a estas alturas cuestionables hábitos que ya no necesito más y quiero dejar de lado, en un entrañable rincón de mis recuerdos.

martes, 30 de diciembre de 2008

Presumido (Stripper sentimental)

Mira que extraño me siento en este momento. Estoy escuchando un tema lento de los Rolling Stones y, aunque no me traes buenos recuerdos del todo, estoy pensando en ti; sólo quiero recordarte así, brindándome una sonrisa tierna. Quiero pensar que somos amigos de una manera poco usual, que esto no es una fantasía y nos queremos.

Me agradó pasar todo este año a tu lado, aprender de ti, y sobre todo darme cuenta que soy la persona menos indicada para hacer algún tipo de crítica. Eso fue la gran lección que me diste con tu silencio. Y sabes qué: aún me cuesta ponerla en práctica. Muy a menudo cometo el error de convertirme en un
stripper sentimental, creyendo con eso que puedo tomarme la libertad de opinar sobre el accionar y sentimientos de otros. Como te lo imaginarás nada bueno puede surgir de eso. Ahora empiezo a comprender. Por eso te respeto. Quisiera parecerme un poquito a ti. También quisiera que tú te parecieras a mi. Pero lo cierto es que somos tan diferentes. Y sabes qué, creo que es mejor así.

No sabía qué pensar de las personas como tú. Antes admiraba esa actitud de estar por encima de todo, inclusive de la propia identidad familiar. Me encantaba la idea de ser alguien diferente, especial, y sobre todo popular. Un personaje al cual la gente admirara, cuya oportunidad de conocerlo sería algo excepcional. La frivolidad en carne y hueso. Realmente esa idea, aunque superficial, me seducía cuando adolescente. Luego intenté ir más allá. Tal vez sentí que mi vida no tenía significado o que éste era –reitero- demasiado superficial.

Extraño al otro yo a veces, no te lo puedo negar. Sobre todo cuando veo las fotografías de aquella época en que trataba a toda costa de ser feliz. Pero también recuerdo que en aquel tiempo la rebeldía y sobre todo el dolor me embargaban. Y el personaje que inventé era una manera de disfrazar mi inseguridad. Vivía tal vez el sueño de otro y no el mío. Me sentía triste, frustrado. Tan solo quería huir de todo –incluso de mi mismo- y olvidar. Empezaba a preguntarme qué era esa palabra a la que llaman paz.

Te extraño. Tú me recuerdas de alguna manera esa persona que siempre quise ser. Siempre tan ordenado, consciente hasta del más mínimo detalle, y tratando de estar siempre a la vanguardia en cuanto a estilos. Me jode que haya una persona que sea tan cool de una manera tan natural, me jode tener que admirarte así de una forma tan entrañable como si fuéramos hermanos y por eso olvidarme de tu siempre cortés arrogancia, pero entiendo que así son los afectos y la mente no gobierna en los terrenos del corazón.

Te extraño mucho sabelotodo. Espero que te encuentres bien. Quisiera que perdure por siempre esa tarde cuando nos vimos enfrascados en una conversación trivial, sobre cuál banda era mejor, los
Beatles o los Rolling Stones, y cuando todo a nuestro alrededor estaba hecho un desastre porque no terminábamos el trabajo pactado aún. Recuerdo las llamadas de atención del jefe, y luego tú, dejando de lado tu patente serenidad, levantando la voz por los dos y diciendo:
*
-Hey, tranquilos todos, acaso no comprenden que al talento hay que dejarlo trabajar.


domingo, 30 de noviembre de 2008

Pareciera que todo lo que he hecho hasta ahora es esperar por tí...


¿Será acaso mi locura?, se preguntaba. La incógnita dibujaba en ella un adorable gesto que la hacía siempre tan dulce y divertida. Quería saber si ese era su mayor atractivo, porque aún no era del todo consciente del impacto que causaba en los demás con su encanto. No sabía si en realidad era esa exótica fragancia en su personalidad, u otra cualidad suya, la que terminaría por llevarla a la conclusión de un anhelado sueño: El amor. Ahora, estaba empezando a sentirse cansada de saberse especial pero sola. La magia del amor no la alcanzaba. Estaba harta de que el romance aún no hubiera tocado su puerta. Es qué acaso nadie se daba cuenta de lo mucho que lo necesitaba.

Al parecer nada de lo que había conocido la satisfacía. Tal vez llevaba mucho tiempo a la caza de un sueño dorado, y se había dado -una y otra vez- de cara con una realidad fría e insípida que la llevaba de mal traer y que le dibujaba la sonrisa al revés, justo ante los flashes y cuando menos la necesitaba.
Creo que nunca me he enamorado, me dijo en alguna ocasión. Yo me moría de la pena al verla actuar de una forma inusitada y triste. Ya no quería vivir más con ese sentimiento a cuestas. Ahora más que nunca quería saber si el amor es una realidad o sólo una bella canción y un recuerdo que se esfuma.

Disfrutaba mucho viéndola actuar siempre como una chiquilla, siempre tan jocosa, ocurrente y también coqueta. Me encantaba sobre manera el personaje de clown que había desarrollado. Era perfecto en cada faceta y siempre me hacía reír. Era increíble verla jugar con todos e iluminar el ambiente con su encanto; parecía que había llegado a esta ciudad y a nuestras vidas en el momento justo, solo para robarnos el aliento y dibujar sonrisas en nosotros. Era una muñeca dorada bajo el fuego de un enorme corazón, el suyo. Era para todos aquellos que la adorábamos la luz que más iluminaba sobre el firmamento.

Llegó a mi mundo de pronto y de la manera más inesperada. La encontré en una ciudad distinta a la mía, en medio de una soledad que me consumía y casi me estaba matando. Ella estaba viviendo -creo yo- con adolescente impetuosidad sus sueños, y eso me gustaba mucho, porque podía reconocerme en esa imagen que de alguna manera me recordaba tanto a la mía.
Yo no sé vivir si no es por efecto de los ideales, sin ellos empiezo a morir, me repito y quiero creer que es así. Y ella era eso, un real reflejo de lo que yo había sido en otro tiempo y que por los golpes del sentido empezaba a olvidar y dejar de lado. Ella era como un maravilloso espejo sobre el cual podría observarme y empezar a amarme. Es imposible dudar de un sentimiento así, pero me daba miedo pensar en ella en otros términos que no fueran los de la amistad. Ahora, más que nunca, no quería volver a ilusionarme y acabar con el corazón roto.

Recuerdo la primera vez que la vi y traté con ella. Apareció en una discoteca junto a otros chicos que iban a interpretar canciones de uno de los grupos a los cuales guardo mucho afecto y que marcaron una entrañable etapa en mi vida. Ella estaba allí de manera tan natural, lucía jeans gastados, polera verde y zapatillas. No tenía nada de maquillaje en el rostro y llevaba el cabello bien sujeto a una coleta. Nada ostentoso, nada artificial, superficial o fuera de lo común. Solo ella y su encanto. Ella y el brillo de unos grandes y tiernos ojos que iluminaban aquella noche más cualquier reflector dentro de la disco. Ella y un enorme corazón que no cabía más en esa sonrisa y en esa mirada. Ella y un suspiro indiscreto, el mío.

Se acercó a mí sin mayor presentación. Yo quería mantenerme a distancia pero me fue imposible. Cómo poder huir de alguien tan adorable, me decía. Preguntó todo lo que quiso obtuviera o no respuesta. El desaire no la amilanaba. Era auténtica como solo ella sabía serlo. Parece que sabía o intuía algo en mí que me ponía nervioso. Creo que tal vez sentía que de alguna forma coincidíamos en ese lugar por algo muy especial, aún ajeno a nuestra entendimiento. Yo estaba –repito- nervioso y trate de arruinarlo todo pero ella no lo permitió.

Una mágica curiosidad se apoderó del ambiente. Me sentía alterado, era nuevo en la ciudad y ella aparecía como una luz infinita sobre la noche para indicarme el camino a seguir. En ese momento hubiera querido besarla y bailar con ella toda la noche. Hubiera querido olvidarme de las reglas y permitirme un tiempo de lúdica anarquía, y todo por esa bendita e inesperada sensación que me embargaba. Pero no, opté por un prudente control puesto que sentía más de una mirada sobre mí, por ser el forastero extraño y que en ese momento más de uno quería conocer. Aún no sé si hice mal o bien en no revelarle este secreto, aunque siento que lo sabe, porque de alguna misteriosa forma siento que ella puede leer todo acerca de mí.

Empecé a quererla de repente y cada día que la veía se afirmaba más en mí este sentimiento. Me sorprendí de lo mucho que teníamos en común. Nuestros gustos eran muy similares, nuestro entorno y nuestra procedencia también. Yo también me hacía preguntas. Me preguntaba si era ella la que me iba a sacar de este doloroso letargo. Si era ella aquella estrella que anunciaría la llegada de un mundo mejor. ¿Era ella acaso de quién me iba a enamorar finalmente? ¿Será acaso su esencia la plenitud de mi ensueño? No lo sé ahora. Aunque tal vez quisiera que fuese alguien como ella, porque ahora entiendo que no conozco a nadie así.


jueves, 9 de octubre de 2008

Entra y no me olvides...



No sabía que decirle. Mi relación se había tornado tan complicada ya. Ella era muy importante para mí y lo sabía, al menos eso creía yo. No estaba de acuerdo con algunas actitudes suyas que me desconcertaban mucho, pero lo cierto era que sentía que la amaba. No quiero que ella se aleje de mí. Estoy dispuesto a convertirme en lo que ella quiera. Ya no me interesa qué piensen los demás. Solo me interesa ella.

(Ahora en este momento pienso así, pero al tenerla enfrente mío el desconcierto me invade y me confunde. Después de todo lo que nos hemos dicho, se me hace muy difícil expresarlo. Espero que ella pueda hacerlo todo más fácil).


sábado, 27 de septiembre de 2008

Plegaria


- Dra. Marianne, ¿cómo está? Hace tanto tiempo que no se nada de usted. Fue bueno verla y saludarla el último sábado en ese almuerzo en honor al Padre. Aunque a veces la percibo distante, es inevitable no ver una madre en usted.

- Descuide, estoy acostumbrada a eso.

- …

- Debe existir algún tipo de vacío al interior suyo. Y que tal vez, sin darse cuenta, está buscando llenar.

- Me sorprende el comentario Dra. Agradezco la franqueza.

- …

- Espero no importunarla con estas palabras, pero lo cierto es que he empezado a quererla mucho, a veces siento que no tengo otra opción, jajaja. Es muy importante para mí decírselo, no suelo tener estos detalles a menudo.

- Es el miedo, supongo. ¿Por qué se le hace tan difícil mostrar afecto? Seguro es consciente de que carece de algo muy valioso.

- Sí Dra., es en esos momentos que siento que caigo muy hondo, me pierdo y olvido por completo quién soy.

- …

- Dra., disculpe…

- No, por favor continúe.

- Dra. Marianne, quisiera que rece una plegaria por mí, necesito aprender a dominar mi incontrastable espíritu. He caído preso de un mal sueño que ya no sé cómo controlar. Hay algunas noches en que aparecen fantasmas en el perfecto azul de mi templo. Ellos saben cantar y también saben cómo enamorarme. Seguro por eso no los puedo callar y dejar. Seguro por eso del todo no me puedo encontrar.

- Pobre chico, debes estar sufriendo.

- Descuide, estoy acostumbrado a eso. Pero ya no lo quiero más… Por eso, por favor le pido, rece una plegaria por mí. Necesito urgente danzar bajo el compás de una suave brisa que guíe mis pasos. Estoy seguro que –con su ayuda- lo podré lograr.

domingo, 21 de septiembre de 2008

No puedo dejar de llevarte flores a primera hora de la mañana...

Te amo desde que nos concibieron allí en las estrellas, desde que nos desprendimos del sol para convertirnos en tierra, desde el día en que rondaste mi corazón y te apoderaste de mis sueños, desde el momento en que pude sentir y acariciar tu aliento. Te amo desde que posé mis ojos en el brillo de tu mirada, desde que te sorprendiste con esta loca idea mía de transformar el mundo, desde el momento que te llevaste a la cama mi confusión a cuestas, y me regalaste un poquito de la humildad de tu naturaleza. Te amo por ser bella y por ser madre, por ser niña y sonrisa a flor de piel. Te amo porque respeto tu loca y alucinada filosofía, y te amo vida mía porque cuando te entregas puedo sentir mucho más que la piel.

jueves, 18 de septiembre de 2008

Caida inversa


Me sentía morir, era como transitar en el limbo de las sensaciones. No tenía ganas de seguir, ya todo para mí estaba consumado. Había perdido sin haber empezado. Eso era lo que mejor hacía, pensaba. En mi mente todos mis ídolos de la adolescencia. El Rock n’ roll, las drogas y las chicas. Luego, el autoexilio, la autocompasión, las palabras de fe y el heroico amor humano casi divino para salvarme. En realidad era la caída inversa hacia el último misterio.
*
-Conozco mis lados oscuros, les decía a todos. Ahora solo me interesa conocer la luz. Ya no más ese argumento. Ahora, con resignación había aceptado a la locura dentro de mi casa. Nunca me había sentido tan solo como ahora. Rodeado de tanta gente, haciendo cosas por ellos, y sin embargo completamente incomprendido. Ya no sé en quién confiar. Todo es dispar. Todo está completamente corrompido. Eso es lo que veo, y me da tanta tristeza.
*
-Solo quiero descansar, digo. Pero eso es mentira, quiero algo que perdure más.

Mi hermana está junto a mí, abrazándome y llorando conmigo, ella piensa que puede salvarme y por eso se aferra muy fuerte a mí. Empiezo a temblar y por un instante siento la ira atravesada en lo más profundo de mis entrañas. Respiro, y siento un corazón latir junto al mío. Entonces el llanto aumenta y los temblores también. Ya no quiero abandonar mi mundo, empiezo a sentirme tranquilo junto a ella. Mi madre aparece de pronto y me trae agua en un bello vaso azul. Silenciosa me mira como si no supiera qué me pasa. En realidad ella sabe lo qué me pasa. Ella lo sabe todo.

-
María -le digo entre sollozos-, tú conoces mi afición al juego. Ella lo entiende y asiente con la mirada. Es ella quién me enseñó a tirar estos dados encantados, y es también ella quien me perdona absolutamente todo.

sábado, 23 de agosto de 2008

Fotografías

Me hice pequeño de pronto y caminé dentro de las hojas de un álbum de fotografías. La melancolía embargaba mi corazón una vez más. Se me hacía muy dificultoso respirar. Los recuerdos pasaban una y otra vez ante mí. Eran flashes repentinos que me asaltaban sin permiso, una y otra vez. Yo solamente quería dormir y pedirle perdón a María por mi irresoluta afición al juego. Ella tendría que entenderme. Quién más que ella a estas alturas.

Una cándida y dulce fragancia se apodera de mis sentidos. Me parece tan familiar, casi estoy seguro que la conozco de alguna parte. Mi cabello se torna blanco de repente y yo estoy feliz. Mi sonrisa se transforma en la más bella de todas. Aparecen ante mí un jardín de figuras femeninas. Todas florecen ante mis ojos y bajo el rocío, inundando mi corazón de emociones divinas. Estoy queriendo lanzarme sobre ellas y dormir el sueño de los justos.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Amor chiquito

Era el último día de trabajo y lo más seguro era que no nos volveríamos a ver por mucho tiempo. En el fondo me sentía tranquilo, existía el espacio suficiente para curar estas incómodas heridas. Creo que supe desde siempre que iba a quedar marcado por una historia así. Y ya no sé cómo evitarlo. Cada noche, cuando pienso en ti, siento estos dulces pasos tras de mí. La fantasía se asoma a mi mente e ilumina mi puerta. Bendita sea la naturaleza y el camino que te trajo a mí.

….

Amaneció con lluvia cadenciosa y empezaba a apagarse en mí este sentimiento...

Señora, no la puedo querer tanto, eso sería jugar con mi vida y con su canto. Eso sería apartarme de la realidad y convertirme en su bufón. Entonces dónde quedarían todos nuestros juegos de seducción, y la perversidad que emana de usted cuando me arrebata de este estado contemplativo y de encanto. Sabrá usted, mujer, que no es el único ser al que he amado.

Yo la he soñado todo este tiempo indefinido. Imaginándola felina entre instantes de locura. Brindando del generoso néctar que emana del recorrer su vertiginosa figura, el insaciable camino de la sed de su cuerpo. He soñado y he contemplado verme muerto; pero gitana, yo no lo entiendo. Era muy tarde y ya había hecho presa de mí este sentimiento.

Hermosa, yo no sé por qué, pero aún no la descubro realizada. Aún se deja escapar frágil en su mirada, la delicadeza y admiración por el brillo de una rosa. Si hasta de su aliento apasionado por el pasado, el delirio, ningunea el color del silencio. Entonces su corazón suspirando está a la espera del momento en que el poeta la corone entre sus versos como diosa. Soñando con ese mágico instante perdurable que esperó por tanto tiempo.

Sí, sé que he huido muchas veces de ti como un niño temeroso. Extraviado en el extraño gozo que me daba la soledad y la fantasía. Confundido, no sabía qué fuerza obraba en mí. Solo y atormentado, buscaba sobrevivir a un recuerdo. Entonces, acorralado, tenía que hacerme fiel amigo del olvido. Entonces, ante la repentina locura me vine a entregar al llanto. Entiendes ahora mujer por qué -aunque lo quisiera- no puedo amarla tanto.

Hermosa, siento que me voy. Ya me estoy apartando de este inefable cuento. Tal vez el amor ha escapado de mí. Tal vez hace mucho tiempo añoraba la partida. No he sido lo suficientemente fuerte para arriesgar por usted la vida. No he tenido el valor de mostrarle este dichoso perfume en mi cuerpo. Es esta fantasía que pensé nunca volvería a vivir. Pero que empezó a crecer nuevamente con sus versos.

Perdóneme por esta posible despedida. Pero es que aún no aprendo a entender estos incómodos juegos de la pasión. La verdad es que temo perder la lucidez cuando la vea en brazos de otro y no sé si esté bien al cabo llamar a lo que siento por usted amor. Pero yo no se lo digo de frente y mirándole a los ojos, porque usted cazadora, es lo suficientemente digna para reconocer este bendito sentimiento. Y porque yo no tengo la suficiente experiencia para decirle a usted que la quiero para todo lo bueno que permite en mí, ésta, mi bella canción.

Sí, sé que no se lo he dicho gitana, pero descúbralo usted. Porque es como si yo tuviera el alma enredada. Pero ahora dejo en usted la última palabra. Porque los sentimientos no se saben cómo empiezan, no se sabe dónde terminan. Y yo ya no quiero volver a escuchar de su boca que el amor se acaba.

Dígame por que los niños han de tener siempre esa sabiduría que nosotros no tenemos. Usted sabe a lo que me refiero. Es esa ingenuidad en la entrega. Esa inconmensurable fe a la vida. Pero sonría, que yo la prefiero siempre mujer. Sonría que yo la imagino siempre perfecta en mi lira.

Amaneció al día siguiente soleado. Me llevo la maleta cargada con sus suspiros. Usted en cambio se lleva el retrato de este momento. Ya no tengo más el alma enredada, señora. Ahora, finalmente puedo decir que este sentimiento en mí no ha muerto.

Lima, septiembre de 2004

domingo, 17 de agosto de 2008

Círculo perfecto

Me pierdo muy pronto cuando sé que no estás aquí.
Es el anatema de la vida consumiéndome,
muy lentamente, entre suspiros.
Te pido.
Te lloro.
Te pienso.
Aguardaría por ti mucho más que un momento.

Quisiera que te apresures,
porque el tiempo cambia y cambio yo con él.
Nos están dejando solos -¿no lo entiendes?-,
nos están pidiendo no volver.

Es un círculo perfecto nuestra religión.
Tú, extrañada en una fría casa;
y yo, sin descanso en mi ardorosa comunión.
Luces.
Sombras.
Lluvia y renacer.
Las flores no perfuman donde nunca hay qué comer.

Siente la fría tarde antes de partir,
Seguimos colgados de un sueño.
Queremos tanto ser eternos -¿no lo entiendes?-,
es un complicado sendero el que debemos recorrer.

Distante

No voy a dejar que este estúpido orgullo lo arruine todo. Tampoco debo darle tanto crédito a esta cobardía que me paraliza. Siempre postergando las cosas, dejando para mañana lo que podría hacer hoy. Mintiéndole descaradamente a la conciencia y al corazón, aislándolos de toda sensibilidad, negándoles la vida. Congelando el sentimiento con inseguridades, como si fuera un paria que no tuviera nada que ofrecer. Como si estuviera destinado del todo al fracaso, desde antes, y sin haber luchado. Enojado por ser quien soy, abatido por las ilusiones que se alejan más y más de mí. Conformándome sólo con las fantasías que ya no me alcanzan.

He caído en un saco roto que se parece cada día más a la frustración de no encontrarme. Privado de toda esperanza me siento prisionero de un extraño amor malsano. A menudo necesito ser sedado con cantidades de vulgar medicina, que me disfraza de indigencia, y ya no deja más razones que me justifiquen ante la familia que nunca tuve o ante aquella que quizás abandoné.

- Camila, no puedo ser perfecto. Estoy muy distante de eso. Necesito que acabes de una buena vez conmigo.

Estoy aguardando el momento de reconocerme, porque en realidad ya no sé quién soy. Esa persona, la del espejo, no soy yo. Me da tanta tristeza la mentira. Ojalá pudiera amarla tanto como te amo a ti por momentos.

Lamento todo esto. Lo de los huesos rotos. Lo de mi homofobia contemplativa. Este mal humor que constantemente malinterpretas. Lamento absolutamente todo. Todo aquello que pueda dañar ese brillo en tu mirada. Es que aprendí a amarte en el silencio y también en la desesperación.

- Escucha, en realidad necesito que acabes conmigo. O acaso no ves que estoy vacío.

Todo parece una gran contradicción conmigo, el amarme, el odiarme, ya no espero que me entiendas. Lo único que espero es que puedas hallar la forma de hacerme nuevamente crecer y creer. Quiero saber la forma de alcanzar la paz. Madurar creo que le llaman a eso. Tal vez, después de todo, tampoco lo sepas tú. Es algo que tenemos en común. Yo, en cambio, malinterpreto todo. Es un hábito compulsivo este el de dañar mi mente con ideas suicidas, pero a la hora de la hora, en el momento de las decisiones, no pasa nada. Una ráfaga de lucidez se apodera de mi y me quedo ahí quietecito frente al barranco y saludando al alba con un suspiro.

Parcho, me miro. Respiro helado. Te veo.

Y el diablo frente a mi, enojado y levitando dentro de su traje rojo. Llenándome de tibios besos la piel. Mordiéndome los labios. Buscando afanoso enredar su lengua con la mía y susurrándome al oído, inquieto ante mi fantástica frialdad:
No pasa nada contigo, dice.

Entonces sacude su larga cabellera y me clava la mirada. Recorre con sus ardorosas manos mi bajo vientre y se apodera de mi sexo. Yo no puedo hacer nada ante ello porque soy sólo una pieza sexual para ti. Yo no te amo, le digo. Y él, luego de saciar sus apetitos, se retira burlándose de lo cobarde que soy y tirándome unos cuantos billetes en el rostro. Entonces se apodera de mí una carcajada porque este tío tampoco entiende nada. Y creo que no se ha dado cuenta de que yo sigo enamorado, y no soy un fantasma que sólo sabe pensar en tus ojos.

Entonces me castiga la carne. La sangre dentro de mí ya no corre de la forma que debe hacerlo. Ya no calienta. Ya no colorea mis mejillas. Entonces de nuevo quiero estar dopado de esa vulgaridad que tú tanto detestas y que yo ya no sé como disfrazarla de encanto. Estoy seguro que me entiendes. Tú sabes, es la hora de escapar.

- Lamento ser un romántico suicida amor mío… Aún soy sólo un chiquillo.

Maldita sea, siempre escuché que la culpa la tiene esa entrañable niñera llamada televisión, dicen que ella es la culpable de toda esta confusión generacional. Siempre diciéndonos cómo debemos ser, cómo actuar, cómo pensar, a quién amar y a quién odiar. Y mira lo que han consiguido: Yo me disfracé de todo lo que pude y extravié mi alma entre todos esos intentos.

Por eso quede fascinado contigo, porque al parecer conoces más de mi de lo que yo puedo entender. Has sabido aplicarme el castigo de la indiferencia cuando era lo que yo buscaba y necesitaba. Y también motivarme con tus virtudes llegado el momento. No quiero empañar tu imagen porque aún recuerdo tus palabras: Tú no eres un fracaso. Sólo necesitas creer. No temas seguir tu camino.

La verdad es que siento que soy muy torpe aunque tú digas todo lo contrario. No sé de qué camino hablas. Y sí, creo en el destino pero no me leo las manos, porque la única gitana que tiene cabida en mi vida eres tú, y porque creo que te amo y si no estoy contigo es porque quiero que seas feliz.

- Aún necesito encontrarme, pero estoy un poco tranquilo. Ahora sé que existes.
Lima, junio de 2005